Crisis Biblioteca Popular: Hace seis meses que no reciben subsidios provinciales

El Presidente de la Comisión Directiva de la Biblioteca Popular Rafael Obligado, dio a conocer a través de un comunicado, la difícil situación económica que atraviesa la institución local y sus similares de la Provincia de Buenos Aires «al no recibir desde enero de este año un reintegro mensual de Dirección de Bibliotecas y Promoción de la Lectura, Organismo oficial dependiente de la Secretaría de Cultura (antes Instituto Cultural) de la provincia de Buenos Aires».

En ese sentido agre?o: «El importe que se reclama de $ 6.600 es destinado a soportar parcialmente y según la modalidad de contratación (en un 25/30 %) el costo de una bibliotecaria». Los atrasos en los envíos han sido habituales en distintas épocas pero esta situación de 6 meses consecutivos es inédita y está perjudicando la actividad de las aprox. 500 Bibliotecas Populares de la pcia. reconocidas por esa Dirección».

En ese sentido, legisladores de la oposición se pusieron al frente del reclamo y en la sesión del último jueves se aprobó un Proyecto de Declaración del diputado del Frente Renovador, Javier Mignaquy, en el que se pide el pago a las bibliotecas populares, al tiempo que se solicita la reglamentación de la ley 14.777, aprobada por unanimidad el 16 de octubre del año pasado.

La normativa, que fue impulsada en su momento por la diputada del Frente para la Victoria (FpV), Rocío Giaccone, busca reemplazar el antiguo decreto ley 9319-1979, firmado en años de la dictadura cívico-militar, y entre otras cuestiones, crea un nuevo Sistema Provincial de Bibliotecas para evitar retrasos en los pagos.
“El objetivo de la ley, que fue debatida en distintos foros con bibliotecas bonaerenses, es estructurar un fondo para que el sistema de administración financiera no tarde tanto en girar los subsidios”, explicó Giaccone en diálogo con DIB.
Asimismo, la legisladora dijo que los argumentos de la Provincia en torno al atraso están vinculados con los cambios en el organigrama que creó la nueva secretaría de Cultura, antes Instituto Cultural, y que implicó modificaciones en el sistema de facturación. No obstante, sostuvo que “esa situación no justifica seis meses de atraso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *