Crean dos nuevas bibliotecas: Una funcionará en el CIC y la otra será «circulante“

En la jornada de hoy, se llevó a cabo la firma del Decreto 0788-2015, quien determina la creación de la Biblioteca Municipal “Abelardo Castillo” y de la Bilioteca Circula?n?te “Roberto Arlt”. 

El acto contó con la presencia del intendente municipal, Fabio Giovanettoni, el Secretario de Desarrollo Social, Dr. Nicolás Macchia, el Director de Cultura, Prof. Leonardo Pascual y de la escritora y esposa de Abelardo Castillo, la Sra. Sylvia Iparraguirre.

Esta Biblioteca funcionará en las instalaciones del Centro Integrador Comunitario (CIC), ubicado en la intersección de las calles Hermano Indio y Casella.

Con esto, se intenta promover la concientización de la importancia de la Biblioteca Pública como espacio de integración cultural y social. Asimismo, inculcar y fomentar en los niños, el hábito y el placer de la lectura y la avidez del conocimiento.

Es importante también, facilitar el acceso equitativo al mundo de los libros, para todos los habitantes de los barrios de la localidad, a través de la Biblioteca Circulante. Con recorrido por las diferentes zonas de la ciudad y las localidades. Con la premisa de generar un funcionamiento dinámico y el acceso a todos.

Durante la presentación, Iparraguirre leyó un fragmento de “Arlt, el bárbaro” en el libro “Desconsideraciones” de Abelardo Castillo y un texto enviado por el escritor sampe?d?rino, quien decía lo siguiente:

“Queridos amigos de San Pedro, nunca me ha gustado que mi nombre figure en instituciones oficiales. En este caso en particular, considero que hay otros nombres sampedrinos más justos que el mío para bautizar a una Biblioteca Municipal, nombres como el de Aníbal de Antón, Ernesto L. Castro, Pedro Suñer o Fernando García Curten. Yo incluso, hubiera propuesto el de un hombre que no se dedicó al arte o a la literatura, pero que inculcó en todos nosotros el amor por nuestro idioma y por los libros, me refiero al Profesor Rodolfo Constantín. Hecha esta elemental justicia, me honra y agradezco que se le dé mi nombre a una biblioteca popular, sobre todo porque, como me ha explicado Sylvia Iparraguirre, este paso es indispensable para que exista la “Bi?b?lioteca Circulante Roberto Arlt”, verdadero motivo de todo el trabajo que el grupo fundador se ha tomado durante meses. Que en una bilioteca desdoblada, que es la misma, mi nombre esté asociado al de Roberto Arlt es ya una distinción inesperada, y más que suficiente.

Como nos contó el Director de Bi?b?liotecas Populares de la provincia de Buenos Aires, José Clavijo, hay muy pocas bibliotecas que lleven el nombre de Arlt. Y para un escritor que, como Roberto Arlt, se formó con libros prestados, creo que no puede haber un homenaje más propio.

Como una forma, tal vez mi forma más auténtica de estar presente, le he pedido a Sylvia que lea, en mi nombre, un texto que escribí hace años sobre Arlt”, haciendo referencia al fragmento del libro “Desconsideraciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *