Comunicado de la Sociedad Rural ante los hechos y dichos de los últimos días: «No todos somos el campo»

Ante los hechos ocurridos durante los últimos días en campos del Partido de San Pedro, la Sociedad Rural de San Pedro quiere expresar con contundencia su más enérgico repudio, y junto a ello, remarcar algunos aspectos que en el fervor del análisis individual o colectivo, no pueden dejar de apuntarse.

En primer término, por si no queda claro en el primer párrafo, la Sociedad Rural de San Pedro condena cualquier hecho de sometimiento y vejación hacia trabajadores sin distinción de ninguna índole.

Por otro lado, decimos que algunas de las empresas que directa o indirectamente propician estas primitivas relaciones laborales, son socios de este gobierno y aunque ahora sean cuestionadas con grandilocuencia, pertenecen a ese círculo íntimo que fue favorecido con políticas públicas que pretendían apuntalar a todo el sector agropecuario.

Los productores agropecuarios reales, pequeños y medianos, sufrimos el acoso de muchas de estas multinacionales que emplean a la sociedad para poder someter a cuantos puedan. Son los mismos que nos roban parte de nuestro trabajo con la diferencia de precios, mientras el gobierno mira hacia otro lado y nos cazan con la facilidad de quien sale de excursión dentro del zoológico.

Lo primero es lo primero, y bregamos para que con autoridad y sin oportunismo hipócrita, que se revise la situación de los trabajadores que merecen atención inmediata.

Acto seguido, queremos que puntualizar que detrás de todo esto habita una disputa falaz, entre funcionarios que pretenden quedar cada uno en la mejor posición posible, repartiendo culpas y acusaciones sin separar la paja del trigo.

Las condiciones denigrantes impuestas no son otras que las que el Estado ha permitido y que (en muchos casos) equiparan a las que sufren familias enteras en provincias que algunos funcionarios no conocen o en barrios cercanos que sólo recorren en campaña.

Señores: no hay que hacer un procedimiento mediático para confirmar que miles de personas viven hacinadas; que en los hospitales pobres con médicos ricos, se repiten situaciones de abandono, que en los barrios no tan lejanos, niños crecen carentes de sus necesidades básicas, que en cualquier lugar y a cualquier hora, todos podemos ser víctimas de episodios de inseguridad y maltrato.

Aprovechar este tipo de situaciones para presentar facturas contra todos los productores es una actitud ruin. Generalizar y hacer cómplices a quienes son parte de «el campo», demuestra que lo último que les interesa a quienes se llenan la boca hablando es el problema y, en realidad, se suben a la ola para seguir haciendo política.

Una vez más la memoria parece ausentarse de muchos iluminados que acusan a los productores y olvidan sus incumplimientos como funcionarios públicos y sus historias personales con la creación y promoción de cooperativas truchas.

Están mezclando todo; la política local, la nacional, la sindical y la campaña, que ya empezó y que arrasará con todo, utilizando falsas preocupaciones y excusas.

Desde nuestra entidad les hemos pedido a algunos funcionarios que sean cuidadosos con sus expresiones públicas, para no ofender a quienes durante meses atrás salieron a reclamar por sus derechos. Eso no los hace cómplices ni sometedores de trabajadores. Se dijo alegremente que los responsables de esta «reducción a servidumbre» concurrían al piquete de San Pedro, pero, con atajos legales y después que se lanzó la acusación al voleo, evitaron dar nombres.

La Sociedad Rural de San Pedro, jamás se asoció con los depredadores del país. Jamás apoyó ninguna medida que perjudicara a la totalidad de los productores. Sabíamos que los más pequeños, serían «el pato de la boda» y los hechos confirman nuestras previsiones. Nuestra entidad tampoco defendió las regulaciones del mercado, porque sabemos que los grandes siempre arreglan y los pequeños desaparecen. No fomentamos limosnas para nuestra gente; no las queremos ni las pretendemos otorgar detrás de la puerta, como ocurre en estos días con gente que quiere estar con el poder y con los productores. No levantamos la mano aprobando presupuestos que solo perjudican al sector, ni olvidamos nuestros orígenes.

En síntesis quienes estén dispuestos a realmente cambiar las cosas, deben llamar a cada cual y cada quien por su nombre, asumir las responsabilidades que les competen y trabajar con coherencia y sin hipocresía. NO TODOS SOMOS «EL CAMPO»

San Pedro, 5 de enero de 2010

Sociedad Rural de San Pedro. Adherida a CARBAP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.