Comienza el juicio contra el cura, el portero y la preceptora por abusar de niños en el Jardín Belén

Será entre el 9 y el 13 de mayo, allí se someterá a juicio al sacerdote Tulio Alejandro Mattiussi; el exportero Anselmo Ojeda y la expreceptora María Luján Rubies, por supuesto abuso sexual a niños del Jardín de Belén, en la ciudad de San Nicolás.

El caso tiene como víctimas a cinco niños y niñas y el delito investigado es por abuso sexual agravado cuando tenían entre 3 y 4 años por hechos cometidos en 2007. Los mismos habrían ocurrido en partes comunes de la cocina, el patio, y en la iglesia San Roque que está pegada al jardín y donde el sacerdote Mattiussi era sacerdote del lugar.

La acusación concreta que realizó la fiscalía, a cargo de Hernán Granda, es porque los niños habrían sufrido tocamientos en sus partes íntimas en horario de clases y en ocasiones, cuando estaban en soledad con los acusados. No obstante, las madres de las víctimas pretenden que el delito por el cual sean condenados figuren como abuso sexual con acceso carnal, que es mucho más grave.

En las últimas horas, las defensas de los acusados recusaron al Tribunal, que fue rechazado, y era con la intención de postergar el juicio que por ahora tiene fecha de inicio el próximo lunes en San Nicolás.

Piden sobreseimiento del sacerdote

«La defensa de los imputados presentó una nueva prueba. Hicieron referencia a un vídeo que se viralizó, donde los padres de los niños víctimas fueron hostigados por el obispo de San Nicolás, que derivó en una medida perimetral, aunque luego dejaron sin efecto al apelarla», explicaron los padres en un comunicado.

Según fuentes judiciales, con esta situación, «la defensa de los imputados presentó este video como nueva prueba (elemento necesario según el código de procedimiento para pedir el sobreseimiento) para decir que no existieron los hechos denunciados, que era todo por la animosidad contra el cura y una campaña de desprestigio hacia el».

En el pedido de sobreseimiento, que fue rechazado por el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de San Nicolás, integrado por los jueces María Elena Baquedano y Alejandro López, el abogado del sacerdote Tulio Alejandro Matiussi argumentó que «todo fue armado por una madre en particular, que ella habría armado todo esto porque esta ensañada con el cura».

Y como el Tribunal lo rechazó y resolvió no hacer lugar al tratamiento del planteo e ir directamente al juicio, la defensa decidieron recusarlos para que se cambie los jueces que dictaminarán sentencia, lo que los padres calificaron como una «medida dilatoria».

«Ahora las apelaciones al sobreseimiento y a la recusación del tribunal las deberá resolver la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Nicolás», explicaron las fuentes judiciales.

Si bien esta misma Cámara fue la que terminó de elevar la causa a juicio, los padres temen que puedan tener alguna injerencia en el inicio del juicio, ya que uno de los camaristas es padre del abogado del sacerdote acusado, explicaron los padres en un escrito.

(Con información de Noticias Argentinas y Telam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.