Carlos Bianchi se reencontró con un sampedrino que jugó con él en Vélez

Carlos Bianchi y Margarita, su mujer, recorrieron los 152 kilómetros hasta San Pedro para almorzar el sábado en La Campiña, el restaurante turístico de Mónica y César.

El Virrey y su señora entablaron una relación de amistad a través de los años con los periodistas y fueron varias las veces que viajaron al campo para compartir un momento placentero juntos. Pero esta no fue una visita más.

El ex DT de Boca se sentó a almorzar a eso de las 14.30 y, luego de posar para todos aquellos comensales que le pidieron fotos, César le trajo a una persona para que lo saludara, un señor chiquito, canoso y panzón.

«Traigo a un amigo», le dijo el periodista con una sonrisa. Bianchi lo recibió como uno más, pero se sorprendió de que él también se riera. «¿Te conozco?», le preguntó. Sin embargo, el hombre no le respondió.

El silencio, que duró unos segundos, sirvió para que el DT encontrara algo en su memoria. Se paró raudamente y le gritó emocionado «¡¡¡San Pedrooo!!!». Luego vino un abrazo cálido y nostálgico que se hizo esperar por 50 años.

¿Quién era? Juan Carlos Ternovich, un vecino de San Pedro que jugó con Bianchi en las inferiores de Vélez. Era el número 2 de la séptima y la octava y todavía le dicen Pacho.

El encargado del reencuentro, César, sabía la historia y quiso darles la sorpresa a los dos. Por eso, apenas supo que el técnico iba a La Campiña, lo trajo a Pacho, que vive en el centro de San Pedro.

Rememorando viejas anécdotas, compartieron toda la tarde juntos, brindaron por el reencuentro y se comprometieron a repetir el almuerzo en poco tiempo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *