Branto Ayala cumplía una condena de 28 años de prisión, pero después de una salida transitoria no regresó a la cárcel

Según trascendió, Roberto Gerardo Branto Ayala (56) cumplía una pena de 28 años y medio de cárcel que vencía en 2027 tras haber sido condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de San Isidro por los delitos de “robo doblemente calificado por el uso de arma en poblado y en banda y portación ilegal de arma de guerra”. Violó una salida transitoria el 17 octubre de 2017 al no regresar a la Unidad Penal Federal 19.

El peligroso delincuente continúa internado a raíz de heridas de bala que sufrió en la pierna izquierda y en el abdomen producto del enfretamiento armado que tuvo el viernes pasado con integrantes de la Policía Local, donde falleció el oficial Nelson Lillo.

El accionar delictivo de Branto Ayala se remonta a más de dos décadas:

El 27 de abril de 1995 asaltó junto a otro ladrón reconvertido en secuestrador, Rodolfo El Ruso Lohrman, la sucursal Baradero del Banco Río. Se llevaron 500.000 pesos tras tomar a 12 personas de rehenes. En ese atraco también estuvo presente un conocido de los sampedrinos: Juan Carlos “El Bomba” Gallardo, quien residió en Vuelta de Obligado hasta su detención por tráfico de drogas.

En aquel entonces, se sindicó a Branto Ayala como parte residual de la banda de “El Gordo” Valor y “La Garza” Sosa.

Entre 1996 y 1997 logró escapar del penal de Devoto. Así empezó a alternar robos de bancos con secuestros. Por esa época, uno de sus hermanos murió en un enfrentamiento con la Policía en la ciudad de Córdoba.

Años después, en 1999, fue identificado, junto a Norberto “Cajita” Fernández Villar, como autores intelectuales y materiales del asalto a una sucursal bancaria en Posadas, Misiones.

El 22 de noviembre de 2001, al El Zurdo lo detuvieron junto al hijo que tuvo con su primera mujer, Sergio Branto Ayala (21), por asaltar el Banco Francés de Belgrano y Ejército del Norte, al oeste de la ciudad de Tucumán. La banda de El Zurdo sorprendió al policía Cristian Villarreal cuando abría el banco y se llevó 22.000 pesos. Pero a las pocas horas los atraparon en Santiago del Estero.

Integró las bandas lideradas por el “Ruso” Lorhman y Cristian “Carro” Córdoba, que secuestraron a Cristian Schaerer, en Corrientes y a Patricia Nine. Además, formó su propia banda, con la que secuestró a Claudia Miranda, en Baradero.

Al momento de su detención, en el año 2004, se trasladaba junto a un cómplice saliendo del country Champagnat de Pilar, en el que vivía, en un automóvil Ford Ka. La espectacular persecución incluyó un choque con un automóvil policial. En su poder, secuestraron armas de guerra, incluyendo una ametralladura Uzi.

Hace apenas unos meses fue liberado por la justicia por aquellos secuestros. No tardó en rearmarse, con menos logística y más brutalidad, para continuar con su andar delictivo, en moto y asaltando a distribuidores en Baradero y San Pedro, a pesar su peligrosidad y gravísimos delitos cometidos se encontraba entre la población y terminó asesinando a un servidor público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *