Barbieri solicitó que la escultura de Alicia Penalba pase al municipio de San Pedro

Alicia Penalba, escultora sampedrina

El diputado nacional Mario Barbieri, presentó un Proyecto en la Cámara legislativa para que se transfiera a la Municipalidad de San Pedro, Provincia de Buenos Aires «a título gratuito la escultura “Grande Absente”, propiedad del estado nacional, que se encuentra emplazada en el hall central del nuevo edifico de la cancillería argentina y cuya autora fue la escultora Alicia Penalba».

En tal sentido, Barbieri sostiene que la «donación se realiza con el cargo de permanecer en el destino, y en caso de incumplimiento, le escultura será restituida al Estado Nacional».

Fundamentos

Alicia Peñalba  nació en San Pedro, Provincia de Buenos Aires el día 7 de agosto de 1918- Hija de Inmigrantes españoles, vivió una infancia feliz  junto a ellos, por lo que sus primeros trabajos muestran influencias profundas del paisaje de su niñez. Desde pequeña mostró una marcada vocación por la pintura y el dibujo A la edad de dieciséis años (1929), Alicia comenzó sus estudios de arte en la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Carcova en Buenos Aires. En 1948 viaja a Francia con una beca para estudiar técnicas de litografía en el École Nationale Supérieure des Beaux-Arts en Paris. Allí Penalba estudió con el escultor Honorio Garcia Condoy, y en 1950, mientras realizaba estudios con Ossip Zadkine en la Académie de la Grande Chaumière, Penalba tomó la decisión de dedicarse por completo a la escultura.
Creó su primera obra no figurativa en 1951, y  destruyó la mayoría de sus trabajos previos, con el deseo de romper con su pasado y comenzar una serie completamente nueva de esculturas. Ella comienza a producir esculturas como tótems, composiciones abstractas, y composiciones verticales que llama con nombres de animales, elementos del mundo vegetal y fuerzas naturales. Si bien los críticos a menudo suponían que estas formas eran representaciones abstractas de lo expresado en sus títulos, la escultora explicaba sus obras como expresiones de formas naturales y eróticas espiritualizadas, que eran las que ella consideraba las fuentes de su creatividad.
Durante la década de 1960, abandonó su preferencia por las esculturas verticales, y procede a realizar esculturas horizontales. Luego experimenta con obras monumentales, y más abiertas que pueden ser penetradas por la luz desde todas direcciones. Si bien por lo general sus esculturas estaban realizadas en metal, cemento, y poliéster, las formas terminadas mantenían esa textura y calidad de la arcilla que era el material favorito de Alicia Penalba, presentando aspectos de su sensibilidad enteramente femenina
Muy amiga del artista plástico sanpedrino Pedro Suñer a quien desde Francia le envió una carta exponiéndole su sueño: … «mis deseos, querido Pedro, son ir a la Argentina a fines de 1983 y sumergirme en las casas de San Pedro, en sus calles, en su gente y en su río»… dijo al artista que también dejó profundas huellas en la historia de la pintura y la escultura.
En esa misma carta manifestó su deseo de donar una de sus obras a su ciudad natal. Nunca cumplió con su sueño. El desinterés de quienes tenían la misión de rescatar las riquezas y patrimonios artísticos dejó pasar la oportunidad.
Su última exposición tuvo lugar en el año 1982, marcado por la desgracia para el mundo del arte, porque en Noviembre de ese año perdió su vida en un trágico accidente ferroviario, en la misma ciudad que le dio cobijo y la reconoció como una artista contemporánea.
Este proyecto de Ley, lleva implícito el deseo y la total convicción que es necesario hacer un aporte a la cultura, instando a  la formación de los más jóvenes, que suelen ignorar los nombres, la vida  y las obras de,  en este caso, de una artista plástica que con su arte fue de alguna manera, embajadora de la patria.
Y cuando hablamos de su patria, hablamos también de su ciudad natal, aquella que amó, la que le ofreció una infancia feliz y a la que nunca pudo regresar a pesar de sus deseos. Por eso, cuando el Canciller Guido Di Tella impulsa la adquisición de dos de sus esculturas en bronce, Grande Absente (1967) y Grand Aileen N° 5 (1980), que  están expuestas en el hall del edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina, creemos que se dio un paso importantísimo para reivindicar a Alicia Penalba.
Para erradicar el adagio que dice que nadie es profeta en su tierra y para cumplir el sueño expresado por  Alicia Penalba que una de sus obras descansara en San Pedro, su Ciudad natal es que solicito a mis pares acompañen este Proyecto de Ley

ALICA PENALBA- FRANCIA 1982

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *