Baradero: Presuntos maltratos de internos en A.P.A.N.D. estremecen a la ciudad

La información sacude a la vecina localidad, luego de que se diera conocer algunas denuncias por parte de los testimonios de los posibles damnificados directos como así también los de ex trabajadores que dieron a conocer un panorama aterrador a través del portal informativo Baradero Late y FM Laser.

El Dr. Granda titular de la UFI Nº 8 decidió intervenir de oficio y ha comenzado una causa para establecer la veracidad de las denuncias. “Nos confirmó este hecho, y además nos agregó que se desarrollaron varias medidas de pruebas, de las cuales no nos dio especificaciones concretas», aseguraron desde la página web.

Uno de los jóvenes, de nombre Elvio, debió ser asistido en el Hospital, como consecuencia de problemas que presentaba en unos de sus ojos. Pero también observaron hematomas en su rostro.

Su madre contó sobre su estado de salud: “Si logra salir de esta, después vamos a ver que vamos a hacer con su ojo, Elvio tiene muy comprometido un pulmón de aspiraciones”, así nos narró su madre, “y el ojo no sé señora si se golpeó o lo golearon, tiene un hematoma muy grande, conforme surge de la tomografía que le sacaron en Baradero”, continuó diciendo en el diálogo telefónico.

“Me dijo que el cerebro del lado izquierdo lo tiene como una pasa de uva, por eso el lado derecho trabaja mal, imaginate si lo golpearon pobre criatura”, manifestó conmovida la mamá.

Además, contó que el médico le dijo que las marcas en las piernas son producto de ataduras fuertes que ejercieron sobre sus miembros inferiores.

En tanto se conoció que recientemente hubo un segundo caso. La víctima identificada como Fernando Ayala, se hallaba alojado en el hogar que tiene su entrada por calle Belgrano contra las vías del ferrocarril, aunque en distinto espacio físico, en la misma sede en la que se encontraba Elvio. En este caso los padres lo encontraron en pésimo estado de salud, como se puede ver en la fotografía. Cabe destacar que las imágenes fueron proporcionadas por los familiares para evidenciar lo sucedido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *