Babasónicos, Los Pericos y La Beriso fue lo más convocante del último día de Rock en Baradero

Babasónicos, Los Pericos, Eruca Sativa y La Beriso fueron los platos fuertes de la tercera y última jornada de Rock en Baradero a la que, aunque se despachó con una grilla modificada y un escenario menos, no le faltó ningún condimento.

Con 15 bandas divididas entre los escenarios Quilmes y Spotify, y la novedad del show de Babasónicos, el día se paseó por aires rockeros, reggaes y cumbias, proponiendo una amplia gama de estilos para todos los gustos en una jornada que se diagramó entre picos de euforia y parsimonia, y estuvo lejos de la lluvia.

Babasónicos, tal vez uno de los shows más esperados, trajo consigo la luz de la noche y concretó su revancha después de verse obligado a reprogramar el recital previsto el día anterior, como consecuencia de la tormenta.

Con un comienzo en slow motion, y una actitud que fue cobrando intensidad y dinamismo con la progresión de las canciones, el combo comandado por Adrián Dárgelos supo seducir al predio familiar y uniforme que caracterizó este último día.

«Es el mejor cumpleaños de mi vida», vociferó de pronto una chica del público, entre los gritos, sonidos de palmas y sintetizadores, y representó la fiel fotografía de lo que la banda genera hace más de un cuarto de siglo.

El derrotero que eligieron desandar fue una apuesta arriesgada para el festival: la primera mitad del show estuvo dedicada a canciones para balancearse de un lado a otro, pero la segunda tuvo como protagonistas a los grandes clásicos del combo, entre los que brillaron «Desfachatados», «Carismático», «Y qué» y «Pendejo».

Otro de los momentos destacados de la noche estuvo liderado por el bloque Kapanga-Los Pericos, bandas que destaparon la vivacidad que había entrado en un impasse durante el recital de El Kuelgue.

La primera en aparecer sobre el escenario tras Babasónicos fue Kapanga con una lista de temas que navegó entre elementos de pachanga, rock y ska, y que se vio interrumpida sobre el comienzo por un altercado entre el público.

Tras ellos, fue el turno de Los Pericos y un combo demoledor que le recordó a más de una persona momentos de su adolescencia con clásicos como «Runaway», «Complicado y aturdido», «Nada que perder» y «Waiting».

Las palmas queriendo acariciar al cielo y un coro coordinado entre cientos de almas fueron parte del paisaje de la banda que comanda Juanchi Baleirón, como consecuencia de la correspondencia que construyen con los espectadores, incluso cuando no son sus seguidores: ese es el resultado que tiene un recital cuando no se es impersonal.

Más temprano, pasadas las 17, Eruca Sativa subió al escenario con un sonido contundente y sin mediar palabras desgranaron los acordes de «Magoo» y «Justo al partir», marcando un punto de inflexión en el sonido de la jornada con el costado más visceral del rock.

«Tenemos un día muy especial y queremos compartirlo con mujeres que admiramos», expresaron e invitaron a Gimena Álvarez, Kris Alaniz y Nana Arguén en diferentes momentos de la presentación.

Es que Eruca Sativa no solo se pronuncia a favor de la igualdad de género en festivales, ellos van más allá y buscan alternativas para transformar la situación desde el interior: esa es la actitud que vale cuando lo más sencillo parece ser subirse al escenario y pedir -a través del micrófono- que haya más mujeres sobre los escenarios.

Entre el eclecticismo del día también estuvo La Delio Valdez que irrumpió sobre el escenario antes de que toque Babasónicos, para cambiar el rumbo de la tarde que había tenido un bloque previo más suave de la mano de Coti y Estelares.

De repente el público se encendió y empezó a mover el cuerpo al ritmo de los vientos y güiros, a lo largo de una hora de show y con un repaso por las canciones de su más reciente álbum «Sonido subtropical» en la voz de la ex Bandana, Ivonne Guzmán. (Télam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *