Alojan a Roberto Ramón Romero en la Unidad Penal de San Nicolás

El hombre de 46 años, acusado por el homicidio triplemente agravado por asesinar a martillazos a su pareja, María Esperanza Fernández, será alojado este viernes en la Unidad Penal 03 de San Nicolás luego que se liberara un cupo. Desde el pasado 9 de mayo, se encontraba en la Comisaría 1era. de esa ciudad, día en que se logró la detención.

Roberto Ramón Romero permanecerá en el penal hasta el Juicio y luego del mismo se determinará por su libertad, en el caso de encontrarlo inocente (aunque parecería tener pocas chances) y sino continuará su reclusión en el lugar  los años que se determine en la instancia judicial.

Cabe recordar que Romero permaneció varios días prófugo luego que huyera de la escena del crimen. Fue ampliamente buscado por el casco urbano de la ciudad y por la zona rural por la policía, hasta que decidió entregarse. .

El sospechoso tenía pedido de captura nacional e internacional por el homicidio de Fernández, cuyo cuerpo fue encontrado envuelto en una frazada en su casa de San Pedro, con al menos ocho golpes de martillo en la cabeza.

El hecho se conoció cuando Araceli, una de las 5 hijas de la mujer, quiso comunicarse por teléfono con su mamá pero no pudo hacerlo. Tampoco respondía su papá, Romero. Habían quedado que al mediodía pasaban a buscar a sus tres hijos menores, que se habían quedado a dormir en lo de Araceli, pero no aparecían, no respondían sus celulares ni atendían el teléfono fijo.

La joven de 18 años se acercó a la casa de sus padres ubicada en el barrio El Amanecer junto a Brian, su pareja. Cuando llegaron se encontraron con la puerta principal trabada por lo que tuvieron que entrar por una de las ventanas. El momento del hallazgo lo describió el novio en su testimonio a la Justicia: “Mientras Araceli buscaba a sus padres por toda la casa, yo entré al dormitorio. Vi que sobre la cama pero debajo de las sábanas había un bulto y también noté una mancha, pero no pensé que era de sangre. Creí que era barro o humedad. Cuando levanté la sábana pude ver un pie y ahí me di cuenta que era mi suegra”, aseguró.

Asimismo, el acusado también fue denunciado por abuso sexual por la hija mayor de la víctima, por lo que se inició una causa paralela. A partir de esa denuncia, la pesquisa por el femicidio se orientó hacia una venganza cometida por el atacante contra esta chica, a quien habría violado desde los 10 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *