Alicia Kirchner vendrá hoy a San Pedro, mientras que la revista «La Tecla» la vincula sentimentalmente a Macchia

Mientras que la noticia a nivel local es que  Alicia Kirchner la Ministra de Desarrollo Social de la Nación, arribará hoy a la ciudad con un acto que se desarrollará en el Club Independencia a las 15:00 hs., donde harán entrega de carnets de Pensiones No Contributivas, Certificados a emprendedores de la Economía Social y material de instituciones deportivas. Casi paralelamente fue publicado en la revista «La Tecla» un informe que ha sido titulado «Alicia K y Elvio Macchia, Amigacho», donde afirman que ambos tienen una relación hace más de 10 años.

A continuación la misma:

En los pagos de San Pedro todo el mundo sabe del tema o, por lo menos, cierta vez sintió rumores al respecto; algunos con mayor certeza, otros con menos. Como reza el popular refrán: “pueblo chico, infierno grande”. Los rumores dan cuenta de que la hermana del fallecido ex presidente Néstor Kirchner, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, mantiene una relación con el doctor Elvio Macchia, un reconocido abogado de unos setenta años que se desempeña como asesor de la patagónica y que lleva adelante las banderas de la agrupación Colina en la Segunda sección electoral.
Si bien todos hablan de “relación”, están los que se animan a decir que es una “relación sentimental”, y también aquellos que sólo mencionan que se trata de una “vieja relación de amistad”. Pero… ¿existe la amistad entre el hombre y la mujer? Eterna y trillada discusión que La Tecla no se siente capacitada para dilucidar. Allegados a Macchia, quien no mostró intenciones de dialogar con este medio, aduciendo que estaba con “un problemita de salud”, dicen que se conocen desde los años ’70, cuando ambos estudiaban en la ciudad de La Plata, pero que no hay mucho más que eso.
Sin embargo, las imágenes dan cuenta de que la dama no se llega hasta el distrito sólo por “actos partidarios”. Abrazada a su “amigo”, y con un sensual vestido fucsia, Alicia posó para la foto en la previa de una cena de Año Nuevo, más precisamente, el 31 de diciembre de 2008. Junto a ellos, un poco mejor vestidos que el propio Macchia, que se atrevió a combinar una remera roja con mocasines marrones, otros dirigentes integrantes del Nucleamiento Peronista de Militancia Social de San Pedro.
Lo cierto es que el setentón abogado se divorció hace unos diez años de la madre de sus hijos, la ex jueza de Paz Alicia Bassani, y hace ocho que trabaja junto a Alicia Kirchner en Desarrollo Social. “Por esos años habrían comenzado a relacionarse”, dice un empleado del club Náutico San Pedro, lugar al que Macchia suele asistir a cenar con sus hijos y amigos y, alguna que otra vez, con la propia Alicia. “Los vi una o dos veces, pero de esto ya hace un tiempo”, cuenta una de las encargadas de la administración del club, mientras que con la mano derecha, entre risas, da a entender que “tengo miedo de que se enteren de que les estoy contando y me rajen”.
“Otros de los lugares que suelen frecuentar es el tradicional bar Butti, ubicado en pleno centro de la ciudad”, manifiesta un adversario político de Macchia, proveniente de la vecina San Nicolás. Aunque aclara que “desde que comenzó a circular el rumor acerca de la relación, tratan de ocultarse un poco más, y se hace difícil verlos juntos”. “Tal es así que cuando Alicia viene a San Pedro pasa mucho tiempo con su amiga y compañera Raquel Tiramonti, quien la hospeda en su confortable casaquinta, emplazada camino a la localidad de Vuelta de Obligado, donde, por ejemplo, se quedó a pasar Año Nuevo en 2008”, completa un asesor del nicoleño, mientras termina su café cortado con medialunas, precisamente en el añejo y concurrido bar Butti, en la esquina de las calles Mitre y Obligado. La pregunta se cae de madura: ¿quién es Raquel Tiramonti?
Tiramonti es una incondicional e íntima amiga de Alicia Kirchner; actualmente preside la Comisión Nacional Asesora para la Integración de Personas Discapacitadas (CONADIS). Ambas mujeres estudiaron en la Universidad Nacional de La Plata y se recibieron de licenciadas en Servicio Social. En esos años nació una estrecha amistad que perdura en el tiempo y que hace que se frecuenten asiduamente en la ciudad de Buenos Aires. Aunque también Alicia suele llegarse hasta San Pedro, a la quinta antes mencionada, propiedad de la presidenta de la CONADIS, donde se queda a descansar por varios días. Los que dicen que Alicia y Elvio mantienen una relación que va más allá de la amistad, argumentan que Tiramonti “es una especie de Cupido”, y los que dicen que sólo son amigos, sostienen que Tiramonti “simplemente fue la persona que hizo que se conocieran y que el hombre llegara a trabajar en el ministerio”.
Eso sí, los dos bandos coinciden en que Macchia y Alicia se conocen hace más de treinta años, ya que el hombre y Tiramonti eran amigos de la juventud en su San Pedro natal. “Como su-cede hoy en día con los jóvenes universitarios, las chicas hacen nuevas amigas en la facultad y se terminan juntando con otras chicas y chicos de la ciudad, y todos terminan formando un gran grupo de amigos”, afirma uno de los peronistas sampedrinos consultados algunos párrafos más arriba.
Volviendo a los lugares en los que se queda la ministra en sus visitas al distrito, también se comenta que a veces se hospeda directamente en la quinta de su amigo Elvio, que está ubicada camino al aeroclub. “La fuimos a esperar varias veces, pero nunca la pudimos enganchar”, dice a La Tecla un productor agropecuario, haciendo referencia a frustrados escraches intentados en pleno conflicto campo-gobierno. “Sabíamos que estaba ahí, pero no salía, o la sacaban por otro lado”, añade el hombre.
La relación, sea de amistad o sentimental, siempre se mantuvo bastante oculta. Macchia es de los hombres que prefieren el perfil bajo. “Siempre fue así, no es por esto de Alicia, es su manera de vivir la vida”, dice un vecino del estudio jurídico que el abogado regentea junto a sus hijos, en la calle Ituzaingó. Son pocas las veces que se los ha visto juntos, y en una sola oportunidad el abogado hizo referencia al tema. Fue para responder a un ataque del titular del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, Raúl Castells.
De paso por San Pedro, a finales de 2009, en declaraciones a una radio local, el piquetero dijo que “a 70 mil familias de la provincia de Buenos Aires no les han pagado el plan Barrios Bonaerenses, ya que el gobernador Scioli argumenta falta de fondos”, y agregó: “Como acá vive el novio de Alicia Kirchner, boicotean para que no lleguen los planes; el que paga el pato de esa porquería es todo el pueblo sampedrino”.
La contestación de Macchia no tardó en llegar, y enseguida habló de su ¿amiga? la ministra. “No soy el novio de Alicia Kirchner, y ése es un tema accesorio”, expresó el ex concejal justicialista, que ahora trabaja fuerte en el armado seccional de Colina y en la candidatura a intendente de su hijo, el doctor Nicolás Macchia.
No quedan dudas de que Alicia y Macchia se llevan muy bien, que se quieren y se aprecian, pero esto no significa que mantengan una relación sentimental, aunque algunos lo juren y lo perjuren, principalmente ciertos detractores. Se conocen desde hace más de tres décadas, comparten amigos, momentos de la vida y la política. “Y si son pareja, ¿qué problema existe? Son los dos solos”, se pregunta, al igual que La Tecla, un amigo en común.

En los pagos de San Pedro todo el mundo sabe del tema o, por lo menos, cierta vez sintió rumores al respecto; algunos con mayor certeza, otros con menos. Como reza el popular refrán: “pueblo chico, infierno grande”. Los rumores dan cuenta de que la hermana del fallecido ex presidente Néstor Kirchner, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, mantiene una relación con el doctor Elvio Macchia, un reconocido abogado de unos setenta años que se desempeña como asesor de la patagónica y que lleva adelante las banderas de la agrupación Colina en la Segunda sección electoral.
Si bien todos hablan de “relación”, están los que se animan a decir que es una “relación sentimental”, y también aquellos que sólo mencionan que se trata de una “vieja relación de amistad”. Pero… ¿existe la amistad entre el hombre y la mujer? Eterna y trillada discusión que La Tecla no se siente capacitada para dilucidar. Allegados a Macchia, quien no mostró intenciones de dialogar con este medio, aduciendo que estaba con “un problemita de salud”, dicen que se conocen desde los años ’70, cuando ambos estudiaban en la ciudad de La Plata, pero que no hay mucho más que eso.
Sin embargo, las imágenes dan cuenta de que la dama no se llega hasta el distrito sólo por “actos partidarios”. Abrazada a su “amigo”, y con un sensual vestido fucsia, Alicia posó para la foto en la previa de una cena de Año Nuevo, más precisamente, el 31 de diciembre de 2008. Junto a ellos, un poco mejor vestidos que el propio Macchia, que se atrevió a combinar una remera roja con mocasines marrones, otros dirigentes integrantes del Nucleamiento Peronista de Militancia Social de San Pedro.
Lo cierto es que el setentón abogado se divorció hace unos diez años de la madre de sus hijos, la ex jueza de Paz Alicia Bassani, y hace ocho que trabaja junto a Alicia Kirchner en Desarrollo Social. “Por esos años habrían comenzado a relacionarse”, dice un empleado del club Náutico San Pedro, lugar al que Macchia suele asistir a cenar con sus hijos y amigos y, alguna que otra vez, con la propia Alicia. “Los vi una o dos veces, pero de esto ya hace un tiempo”, cuenta una de las encargadas de la administración del club, mientras que con la mano derecha, entre risas, da a entender que “tengo miedo de que se enteren de que les estoy contando y me rajen”.
“Otros de los lugares que suelen frecuentar es el tradicional bar Butti, ubicado en pleno centro de la ciudad”, manifiesta un adversario político de Macchia, proveniente de la vecina San Nicolás. Aunque aclara que “desde que comenzó a circular el rumor acerca de la relación, tratan de ocultarse un poco más, y se hace difícil verlos juntos”. “Tal es así que cuando Alicia viene a San Pedro pasa mucho tiempo con su amiga y compañera Raquel Tiramonti, quien la hospeda en su confortable casaquinta, emplazada camino a la localidad de Vuelta de Obligado, donde, por ejemplo, se quedó a pasar Año Nuevo en 2008”, completa un asesor del nicoleño, mientras termina su café cortado con medialunas, precisamente en el añejo y concurrido bar Butti, en la esquina de las calles Mitre y Obligado. La pregunta se cae de madura: ¿quién es Raquel Tiramonti?
Tiramonti es una incondicional e íntima amiga de Alicia Kirchner; actualmente preside la Comisión Nacional Asesora para la Integración de Personas Discapacitadas (CONADIS). Ambas mujeres estudiaron en la Universidad Nacional de La Plata y se recibieron de licenciadas en Servicio Social. En esos años nació una estrecha amistad que perdura en el tiempo y que hace que se frecuenten asiduamente en la ciudad de Buenos Aires. Aunque también Alicia suele llegarse hasta San Pedro, a la quinta antes mencionada, propiedad de la presidenta de la CONADIS, donde se queda a descansar por varios días. Los que dicen que Alicia y Elvio mantienen una relación que va más allá de la amistad, argumentan que Tiramonti “es una especie de Cupido”, y los que dicen que sólo son amigos, sostienen que Tiramonti “simplemente fue la persona que hizo que se conocieran y que el hombre llegara a trabajar en el ministerio”.
Eso sí, los dos bandos coinciden en que Macchia y Alicia se conocen hace más de treinta años, ya que el hombre y Tiramonti eran amigos de la juventud en su San Pedro natal. “Como su-cede hoy en día con los jóvenes universitarios, las chicas hacen nuevas amigas en la facultad y se terminan juntando con otras chicas y chicos de la ciudad, y todos terminan formando un gran grupo de amigos”, afirma uno de los peronistas sampedrinos consultados algunos párrafos más arriba.
Volviendo a los lugares en los que se queda la ministra en sus visitas al distrito, también se comenta que a veces se hospeda directamente en la quinta de su amigo Elvio, que está ubicada camino al aeroclub. “La fuimos a esperar varias veces, pero nunca la pudimos enganchar”, dice a La Tecla un productor agropecuario, haciendo referencia a frustrados escraches intentados en pleno conflicto campo-gobierno. “Sabíamos que estaba ahí, pero no salía, o la sacaban por otro lado”, añade el hombre.
La relación, sea de amistad o sentimental, siempre se mantuvo bastante oculta. Macchia es de los hombres que prefieren el perfil bajo. “Siempre fue así, no es por esto de Alicia, es su manera de vivir la vida”, dice un vecino del estudio jurídico que el abogado regentea junto a sus hijos, en la calle Ituzaingó. Son pocas las veces que se los ha visto juntos, y en una sola oportunidad el abogado hizo referencia al tema. Fue para responder a un ataque del titular del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, Raúl Castells.
De paso por San Pedro, a finales de 2009, en declaraciones a una radio local, el piquetero dijo que “a 70 mil familias de la provincia de Buenos Aires no les han pagado el plan Barrios Bonaerenses, ya que el gobernador Scioli argumenta falta de fondos”, y agregó: “Como acá vive el novio de Alicia Kirchner, boicotean para que no lleguen los planes; el que paga el pato de esa porquería es todo el pueblo sampedrino”.
La contestación de Macchia no tardó en llegar, y enseguida habló de su ¿amiga? la ministra. “No soy el novio de Alicia Kirchner, y ése es un tema accesorio”, expresó el ex concejal justicialista, que ahora trabaja fuerte en el armado seccional de Colina y en la candidatura a intendente de su hijo, el doctor Nicolás Macchia.
No quedan dudas de que Alicia y Macchia se llevan muy bien, que se quieren y se aprecian, pero esto no significa que mantengan una relación sentimental, aunque algunos lo juren y lo perjuren, principalmente ciertos detractores. Se conocen desde hace más de tres décadas, comparten amigos, momentos de la vida y la política. “Y si son pareja, ¿qué problema existe? Son los dos solos”, se pregunta, al igual que La Tecla, un amigo en común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *