A 27 años de la Entrada a la Vida (por Leonel De Ruba*)

Los Radicales celebramos que un día como hoy, hace 27 años, el Padre de la Democracia Moderna, Don Raúl Ricardo Alfonsín, nos devolvía junto al pueblo argentino, mediante el hecho natural del sufragio, la herramienta más antigua de participación que es la Democracia.
Nos toca recordarlo, ya sin su presencia física, pero de ninguna manera puede ser la nostalgia nuestra bandera, debemos homenajearlo, construyendo el futuro y trabajando por mejorar una democracia con grandes deudas pendientes y con miles de personas que han caído en la pobreza y en la marginalidad durante estos años.
Luchando contra la violación actual de los derechos humanos, que se sucede en la cotidianeidad de nuestras vidas, y no sólo se concentra en el periodo histórico de 1976 – 1983, sino que reside en cada indocumentado, en cada desprotegido social, en cada desamparado que existe en nuestra república.
El mayor legado que Raúl nos dejo es el de consolidar la democracia social, y eso se lograra erradicando el hambre, la falta de oportunidades, la desigualdad social, la inseguridad ciudadana, el irrestricto acceso a la vivienda. Sosteniendo la participación ciudadana como factor esencial de la democracia en lo económico y en lo social, basadas ambas en los valores de la Libertad, la Justicia, la Igualdad y la Solidaridad, como así también, en el respeto a las garantías de las libertades individuales del ámbito privado, enarbolando la bandera de la tolerancia a la diversidad sexual como de los derechos de libertad e igualdad de la mujer, oponiéndose a toda manifestación de brutalidad generadas al alero del machismo, reconociendo también, y desde otra perspectiva, el derecho de cada mujer a decidir acerca de los métodos de anticoncepción
También la lucha por seguir afianzando una educación que sea verdaderamente pública, gratuita e igualadora, que construya ciudadanos con normas y valores, que logren la construcción de una democracia más sólida. Repensar nuestros pensamientos económicos políticos, para alcanzar una redistribución de la riqueza, logrando una federalización verdadera que consiga las autonomías de nuestros pueblos ante cualquier poder opresor.
Las ideas, las acciones, los hechos y los errores de Raúl, además de ser un aprendizaje para toda nuestra generación nacida al alero de la democracia de la paz, la vida y la libertad, es reivindicar la epopeya transformadora del 83´, lo que implica construir y realizar política con responsabilidad y valentía, no sirve seguir erigir desde la nostalgia y el rencor, sino que debemos tomar la bandera de las ideas de Alfonsín para seguir construyendo el país con el que soñamos.
Así realizaremos el recuerdo y el homenaje al hombre que es, fue y será nuestra Bandera.
(*)Magíster en Ciencias Políticas y Sociales (UCA), Estudiante de Derecho (UNLP), Militante de la UCR y la Franja Morada. Distinguido como Joven Dirigente del año 2009 por la Fundación Jóvenes Católicos Argentinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *