8M: Mujeres marcharon contra la violencia de género y los femicidios

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, agrupaciones feministas de todo el país convocaron a marchar en todo el país. Esta no fue la excepción en nuestra ciudad militantes realizaron una nueva movilización del 8 de marzo. Con pancartas en apoyo al aborto legal y consignas por la igualdad de género, los participante reclamaron contra la violencia machista en todo el país.

En ese contexto se llevó a cabo el tercer Paro Internacional de Mujeres en la Argentina, y en San Pedro, la movilización se realizó en silencio y vestidas de negro, según fue determinado en las asambleas de las que participaron agrupaciones de mujeres, movimientos sociales, agrupaciones políticas y mujeres independientes.  La concentración se llevó a cabo en Mitre y 3 de Febrero, luego se llevó a cabo una marcha por calle Mitre y que luego tomó Pellegrini y frente al palacio municipal se llevó a cabo la lectura de un documento. Luego de allí partieron nuevamente y pasaron por la Comisaría de la Mujer en calle O. Cezar entre Salta y Rivadavia.

A continuación el documento leído:

Este 8 de marzo decidimos volver a parar. Decidimos volver a las calles, decidimos hacernos escuchar, decidimos otra vez exigir que dejen de matarnos. Este paro internacional de mujeres lleva la consigna de “Emergencia Nacional Ya” pero lleva, principalmente, los nombres de las 58 mujeres asesinadas en lo que va del 2019 y las más de 15 compañeras trans muertas en manos de la violencia machista y patriarcal.

El movimiento feminista en Argentina y en todo el mundo asumió la responsabilidad de gritar por las que ya no están, y gritamos PORQUE ESTAMOS VIVAS Y PORQUE VIVAS NOS QUEREMOS!

Por eso exigimos al gobierno de turno la declaración de la emergencia nacional en cuestiones de género, lo que permitirá avanzar en el cumplimiento de leyes de protección a mujeres en situación de violencia que hoy no se cumplen por los recortes presupuestarios del Gobierno de Mauricio Macri.

Este reclamo no es nuevo: tiene al menos 10 años en el movimiento de mujeres. Sin embargo, hoy, las políticas de ajuste de los gobiernos de Cambiemos en los distintos niveles, dejan aún más al descubierto las falencias del Estado en la asistencia a las víctimas y sus hijes. Exigimos y seguimos reclamando la Ley Brisa, para brindar contención económica a hijes de victimas de femicidios. El Estado se tiene que hacer cargo.

El presupuesto nacional de 2019 destina apenas 11 pesos con 35 centavos por cada mujer argentina. Esto significa un recorte del 33% de la partida presupuestaria designada al Instituto Nacional de la Mujer, organismo que debe llevar adelante las políticas públicas de atención y prevención. Desde el movimiento de mujeres entendemos que es necesaria la aplicación de promotoras en los barrios que brinden capacitación y acompañamiento para prevenir casos de violencia de género.

En la provincia de Buenos Aires, la Línea 144 atiende mensualmente alrededor de 30.000 llamados con setenta operadoras totalmente precarizadas que vienen exigiendo la incorporación de más personal y mejores condiciones laborales. Sin embargo desde el inicio de su gestión, la Gobernadora María Eugenia Vidal subjecutó el presupuesto y vació las políticas de género en territorio bonaerense.

El ajuste es permanente y la opresión sobre el pueblo trabajador se siente principalmente en las mujeres. Por ello en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora no podemos dejar de exigir políticas públicas, para que reconozcan el trabajo no remunerado de gestión del cuidado y el hogar; jardines materno paternales en los lugares de trabajo, barrios y lugares de estudio, licencias y sistema de seguridad inclusivo.

Rechazamos la reforma previsional que vuelve a desconocer el trabajo no formal de las mujeres, la reforma laboral, que pretende destruir un siglo de conquistas de las y los trabajadores, y las políticas acordadas con el FMI. Estamos juntas contra las políticas que nos condenan al hambre, el ajuste, la desigualdad y la represión.

En San Pedro las políticas de ajuste también recaen sobre nuestros cuerpos. Aunque para este 2019 se anunció el incremento del presupuesto para el área de Desarrollo Humano, aún esperamos que Karina Chiarella nos diga a qué se destina ese dinero , mientras el estado sigue brillando por su ausencia en lo que refiere a la presencia en los barrios para la prevención, concientización y visibilización de la violencia de género.

En 2018 fueron asesinadas dos mujeres sampedrinas: Natalia Duarte y Mariela Figueroa. La primera había realizado una denuncia por amenazas, que quedó cajoneada en los vericuetos de la burocracia asesina; la segunda no denunció porque no confiaba en la capacidad del Estado Municipal, de la Policía y de la Fiscalía para protegerla de quien, no obstante, terminó asesinándola.

Sus crímenes desnudan la inoperancia que sostenidamente venimos denunciando desde las organizaciones sampedrinas, sin que jamás, en lo que va de trayectoria, se nos haya convocado para plantear un trabajo en red serio, articulando los recursos que el estado debe garantizar con nuestro trabajo de campo.

Volvemos a gritar por Natalia y Mariela que se aplique la Ley Micaela García, también presente en cada una de nuestras reivindicaciones, que exige la capacitación en género a cada una de las personas que integran los tres poderes del Estado.

Queremos saber las estadísticas de denuncias en San Pedro. Venimos sin respuesta exigiendo los números oficiales a la Comisaría de la Mujer. Sin números reales y concretos no hay diseño de políticas estatales serias y efectivas.

Exigimos a la Jefatura de Educación que hoy encabeza Mercedes Vellón el inmediato cumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral, garantizando el acceso a niñes y adolescentes a los contenidos que le permitirán elegir libremente. Basta de dejarse amedrentar por quienes abogan por la ilegalidad: el no cumplimiento de lo estipulado por la ley no solo deja en la ilegalidad a quienes lo avalan sino que además constituyen el incumplimiento de los deberes de las autoridades y su función pública.

Además, pedimos que todos los establecimientos educativos cuenten con un protocolo de actuación en casos de violencia de género, atentas a las estadísticas que también muestran un crecimiento de la problemática en la niñez y adolescencia.

Reiteramos nuestra exigencia por las ordenanzas municipales que garanticen el cupo laboral trans y el proyecto de inserción laboral para mujeres víctimas de violencia de genero. Ambos frenados dentro del Concejo Deliberante, sin dictamen, desde el pasado año, en la Comisión de Desarrollo Humano que preside la edil de Cambiemos Ana Tiramonti. Queremos un dictamen y la aprobación en sesión de estos proyectos.

Le pedimos al Municipio que capacite a todo su personal en género, tal como lo dicta la Ley, para que las políticas aplicadas atraviesen transversalmente todas las áreas y dejen de cometerse atropellos que remarcan la desigualdad de las que somos víctimas las mujeres en este sistema patriarcal.

Por último, remarcamos nuestro compromiso con la campaña que busca el acceso libre, seguro y gratuito al aborto legal, con la consigna “EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR, ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR, ABORTO LEGAL PARA NO MORIR”.

En los últimos meses, la noticia de niñas que son obligadas a parir desnudan el incumplimiento de la ley de interrupción voluntaria del embarazo y dejan al descubierto la opresión del sistema por sobre nuestros cuerpos.

Sin embargo esos casos que llegan a los medios son apenas la punta de un enorme iceberg: las cifras muestran que cada 3 horas una niña de entre 10 y 14 años tiene un parto en la Argentina. Esas niñas son violadas en segunda instancia por una sociedad que las obliga a parir, un sistema judicial machista, patriarcal y abusador. ELLAS SON NIÑAS, NO MADRES!

Exigimos en lo que refiere a la violación de niños, niñas y niñes que estos delitos no prescriban, como nunca prescriben las consecuencias de estos aberrantes actos, y que los violadores puedan ser juzgados en el momento en que las víctimas puedan denunciarlos.

Queremos además repudiar las agresiones sufridas por este colectivo de mujeres por parte de quienes, en nombre del amor y la presunta defensa a la vida, amenazan de muerte a quienes defendemos el derecho de todas y cada una de nosotras a decidir sobre nuestros cuerpos.

Al tiempo que agradecemos la presencia de los medios de comunicación en esta jornada, queremos también recordar a las y los periodistas que como agentes formadores de opinión pública y atento a su rol de comunicadores, deben estar a la altura de las circunstancias, garantizando el pleno cumplimiento de los derechos de mujeres y niñes, abordando de manera responsable y criteriosa las problemáticas que les aquejan, recordando que lo contrario está contemplado como delito por la ley 26,485, de protección integral hacia las mujeres, y la ley de medios.

En este 8 de marzo estamos juntas, estamos más unidas que nunca. Estamos levantando nuestras banderas, nuestros reclamos, nuestras exigencias. Pedimos justicia por cada una de las compañeras asesinadas, pedimos justicia por el femicidio de Florencia Cresta, ocurrido en San Pedro en 2012, y aún impune.

EMERGENCIA NACIONAL YA!

VIVAS Y LIBRES NOS QUEREMOS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *