50 viveristas prueban pie de rosa de INTA

Fueron quienes se mostraron interesados después de una jornada en la que pudieron ver in situ el comportamiento de estas plantas en campo. Ahora podrán generar sus propias plantas madre y producir plantas sanas y de sanidad controlada.

Hace dos años, en el marco del diagnóstico realizado por el Proyecto Regional de Producciones Intensivas del INTA, uno de los problemas manifestados por los productores fue la pérdida de rosales o la corta vida de las plantas. Este problema puede tener distintas causas, siendo la calidad del portainjerto, es decir, el pie donde se injerta la variedad que dará lugar a las distintas rosas, una de las posibles.

A fin de encontrar una respuesta a este problema, se retomó una experiencia iniciada a mediados de los años 90 para distribuir un portainjerto libre de virus. En este caso, se retomó ese portainjerto y se sumó otro. Se realizaron los análisis correspondientes para asegurar que no contenían virus y se efectuó su multiplicación con el fin de poner a disponibilidad de los viveristas dicho material.

Finalmente en mayo de este año se realizó una reunión para mostrar a campo el comportamiento de estas plantas, y se abrió un registro de interesados en recibir estacas de dichos materiales. Finalmente, a fines de junio se distribuyó el material entre 47 viveristas de San Pedro y 3 de San Nicolás. El objetivo es que los productores armen sus propios estaqueros de plantas madres de portainjertos. El material, además, tendrá un seguimiento para evaluar su comportamiento sanitario y agronómico en combinación con las variedades injertadas a futuro por los propios viveristas.

La noticia es más que alentadora, teniendo en cuenta que el número de productores corresponde a aproximadamente el 30% de los viveristas de nuestra zona y más del 50% de los que producen rosa, lo cual seguramente junto a otras prácticas adecuadas, redundará en beneficio para la producción local. El número de viveristas que se acercó a recorrer el lote de incremento y el que se inscribió y retiró material para preparar el estaquero, muestra un gran interés por parte del sector, por mejorar la calidad de su producción.

Esta actividad se encuentra enmarcada en el fuerte énfasis que el INTA viene poniendo en el sector viverista, a través de numerosas capacitaciones y la entrega de material de sanidad controlada para la producción de frutales. En el caso de cítricos con el Centro de Incremento Regional y en el caso de frutales de carozo, con la entrega de yemas de variedades de duraznero, nectarina y ciruelo de disponibilidad pública y de semilla seleccionada de portainjerto de duraznero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *